Valores DE NUESTRA ASOCIACIÓN

Un código de ética profesional que ampara todas y cada una de nuestra actuaciones.

Los entrenadores personales cuyas actuaciones se realicen al amparo de la APEPCV, son delegados de su código y se comprometen a ponerlo en práctica en el ámbito de su gestión y actividad profesional guiados por el mejor interés para sus clientes. Se comprometen a mantener e incrementar la educación, conocimientos y experiencia necesaria para atender apropiadamente a los clientes, lo cual harán de una forma positiva y constructiva, haciendo uso de la verdad, integridad e imparcialidad, como guías de todas sus relaciones y decisiones profesionales

Guías prácticas del código:

  1. Siempre se guiarán por los mejores intereses para el cliente.
    1. La primera responsabilidad para los delegados es la de la salud, bienestar, satisfacción en el cumplimiento de sus objetivos y seguridad del cliente. Este compromiso no se verá nunca suplantado por el interés, provecho o ganancia personal de cualquier tipo o manera de los delegados.
  2. Prestación de servicios dentro de los límites profesionales.
    1. Los delegados son conscientes que, por el tipo de servicio que prestan, muchos de los clientes que a ellos acuden lo hacen buscando un apoyo profesional que en muchas ocasiones va unido a otros, de tipo anímico y/o psicológico, para la situación en la que se encuentran, lo que puede colocar a estos en una situación de labilidad emocional. Ello obliga a los delegados a una exquisita, rigurosa e inexcusable interpretación y observancia de todos y cada uno de los puntos de este Código Ética Profesional, en especial los referidos al trato directo con clientes.
    2. Los delegados no explotarán y/o sacarán provecho ilícito alguno, económico, sexual o de cualquier otro tipo de sus relaciones profesionales con los clientes, colegas y responsables.
    3. El interés de los delegados por el cliente se circunscribirá al ámbito exclusivamente profesional, no a su vida personal, más allá de la propia cortesía necesaria. Los delegados deberán mantener en todo momento las situaciones bajo control, teniendo siempre presente porque acude el cliente a nosotros, en que situación lo hace y cual es nuestra primera responsabilidad.
    4. Los delegados deberán ser conscientes de no provocar en los clientes, con su actitud, conducta y vocabulario, el nacimiento de sentimientos  personales, es más, deberán de ser conscientes de que el clima en el que se produce la prestación del servicio que nos distingue puede favorecer ese nacimiento, lo que les obliga en mayor medida a tomar precauciones en las formas de comunicación.
    5. Cuando por alguna razón técnico-profesional o personal un delegado no pueda mantener los principios de este código de ética con algún cliente, éste deberá referir al cliente a otro colega para que se haga cargo del mismo. Si éstas razones se hiciesen extensibles a la empresa, ésta referirá a dicho cliente a otra instalación u otros profesionales, tales como médicos, psicólogos, etc. Este proceso se regirá siempre por los criterios de calidad.
    6. Los contactos físicos con los clientes se deberán restringir exclusivamente al ejercicio de la actividad profesional y de acuerdo con los códigos de ética que cada actuación ostente. El contacto físico deberá cesar inmediatamente a requerimiento del cliente o ante los signos de incomodidad del cliente.
    7. Los delegados respetarán el derecho a la privacidad de sus clientes. Respetarán su libertad para comunicarse y actuar, siempre que este derecho no afecte a otros clientes o vaya en contra de normas establecidas y  aceptadas previamente. Los datos de identidad y resultados de perfiles personales permanecerán siempre confidenciales.
    8. No se permitirán bromas, chistes y comentarios de orientación sexual, así como contactos físicos poco respetuosos con los clientes y entre compañeros delante de los mismos.
  3. Hacer uso en todo momento de la formación y experiencia necesaria para tratar adecuadamente a los clientes.
    1. Los delegados deberán esforzarse para mantenerse al corriente de nuevos conceptos, conocimientos y prácticas esenciales para ofrecer un servicio excelente a sus clientes.
    2. Los delegados reconocerán sus limitaciones en servicios y técnicas y se comprometen a ofrecer sólo aquellas que se encuentren dentro de los límites de su competencias y credenciales profesionales. Referirán a otros profesionales o instalaciones a los clientes que necesiten de servicios que escapen a los límites de dichas competencias profesionales o a su misión de empresa.
    3. Un delegado no realizará valoraciones o emitirá diagnósticos si no cuenta de los conocimientos y titulaciones suficientes para emitirlos.
    4. Las evaluaciones, programaciones, asesoramientos, progresiones y técnicas de ejercicio seguirán siempre los estándares científicos marcados por profesionales reconocidos de la medicina, la salud y el entrenamiento físico, para cada tipo de persona.
    5. Un delegado estará siempre avalado por su cualificación.
  4. Hacer uso de la verdad, honradez y integridad como guías de todas las relaciones y decisiones profesionales.
    1. En toda relación de negocio o profesional el comportamiento de un delegado deberá demostrar y apoyar la honestidad, integridad, imparcialidad y el valor de la verdad.
    2. En todos los materiales de publicidad por los que se postule o promocione deberá regir la verdad y la claridad. Se mostrarán las opciones y sus costes con claridad. La ambigüedad, el sensacionalismo, la exageración o las referencias superficiales deberán ser eliminadas de las acciones publicitarias.
    3. El lenguaje de los contratos deberá ser conciso y entendible.
    4. Un delegado no reclutará clientes de otros profesionales y/o instalaciones. La relación con clientes de otros profesionales y/o instalaciones se realizará siempre de un modo abierto, de forma que estos nunca puedan interpretar que se les está intentando captar para el negocio.
    5. Un delegado reconocerá que todo cliente de otro profesional o  negocio, “pertenece” a ese profesional o negocio.
    6. Los productos o servicios ofrecidos sólo serán recomendados siguiendo las pautas marcadas por el primer punto y nunca por intereses económicos o ocupacionales.
    7. Si el cliente debe pagar por dichos productos o servicios, se le  comunicará inmediatamente.
    8. La programación de sesiones de entrenamiento o tratamiento se basarán única y exclusivamente en las necesidades de los clientes, nunca en intereses económicos.
  5. Demostrar respeto por los clientes, colegas de profesión y el medio ambiente que nos rodea.
    1. Un delegado actuará siempre con integridad en sus relaciones con colegas, propietarios de otras instalaciones y otros profesionales de la salud para facilitar la contribución de todos los profesionales a conseguir los óptimos beneficios para el cliente.
    2. Un delegado no realizará nunca discriminaciones por razones de sexo, raza, creencias, color, edad, discapacitación física o nacionalidad.
    3. Cuando ocurran situaciones de desacuerdo o conflicto, un delegado   basará su juicio en los comportamientos, evidencias y pruebas sólidas de que disponga, no en juicios fáciles y/o rumores. Utilizará formas de comunicación no despectivas, sin insultos o otras respuestas destructivas.
    4. La información deberá siempre presentarse de forma precisa y completa para que el cliente pueda realizar su elección.
    5. Un delegado deberá ser siempre un garante de los principios de preservación del medio ambiente y de la limpieza del entorno. Ahorrará energía y agua y transmitirá buenas costumbres a sus semejantes.
  6. Mantener siempre una imagen profesional a través de la conducta y la apariencia.
    1. Un delegado no hará uso ni fomentará el uso de sustancias prohibidas y promoverá, con su ejemplo, conductas y hábitos saludables delante de sus clientes.
    2. El lenguaje y la vestimenta que utilice delante de los clientes deberán ser en todo momento respetuosas hacia el confort de los clientes.
Anuncios